Logotipo JPIC de OMI

Justicia, paz e integridad de la creación.

Misioneros Oblatos de María Inmaculada  Provincia de Estados Unidos

Logotipo de OMI
Sobre Nosotros: Relatos: Trabajar con Pueblos Indígenas
Traduzca esta pagina:

Nuestro Ministerio con los Pueblos Indígenas en Brasil

Por: Michael Brady, OMI

“500 años de sufrimiento, de masacre, de exclusión, prejuicio, exploración, exterminio de nuestros pueblos y culturas, violación de nuestras mujeres, devastación de nuestras tierras, de nuestros bosques, que nos fueron arrebatados por la invasión… Estamos de luto . ¿Hasta cuando? ¿No te avergüenzas de este recuerdo que está en nuestra alma y en nuestro corazón? Contamos esta historia por la causa de Justicia, Tierra y Libertad ”(Palabras de Matalaue, joven integrante del Pueblo Pataxo el 26 de abril de 2000 durante una celebración eucarística en Coroa Vermelha, con motivo de la llegada a ese lugar 500 años hace de los que “descubrieron” Brasil).

Tomo estas palabras del texto básico de la “Campanha da Fraternidade” 2002. Esta “Campanha” es preparada cada año por la Conferencia Nacional de Obispos. Ese año los obispos llamaron a todos a la solidaridad con los pueblos indígenas. Nosotros, siendo oblatos, escuchamos esta llamada y respondimos de la forma que pudimos según las circunstancias en las que nos encontrábamos.

Joao Altino, que ministra en una parroquia en Mato Grosso, entró más profundamente en el diálogo con el pueblo Ofaie que vive en una Aldeia no muy lejos. Algunas tierras a las que estas personas tenían un derecho constitucional habían sido ocupadas ilegalmente, por lo que Joao, junto con algunos miembros del Consejo Misionero para los Pueblos Indígenas, los ayudó a conocer sus derechos y tratar de que fueran honrados en la práctica. Joao continúa acompañando a esta gente. Tienen derecho a algunas subvenciones del gobierno que les ayuda a conocer y obtener. Cuando llega el dinero, se sienta con ellos para pensar cuál es la mejor manera de usarlo. Me dijo que si no hacía eso, lo usarían para comprar un automóvil viejo o una vaca. Él los ayuda a tener transparencia en el uso de las subvenciones; de lo contrario, el pozo se secaría. También los ayudó a comprar Bee Hives y ahora están vendiendo miel.

Aquí en Goiania, hay una “Cäsa do Indio” a la que acuden los indígenas en caso de enfermedad grave. Cuando vienen, normalmente van acompañados de miembros de sus familias. En 2002, en el “Dia do Indio”, invitamos a estas familias a una celebración con los miembros de las “Comunidades de Base”. El día ha ido muy bien. Los Pueblos Indígenas hablaron de sí mismos y, al hacerlo, sus bellas cualidades humanas brillaron y expulsaron la oscuridad de los prejuicios y las imágenes estereotipadas de muchas mentes. Desde entonces nos hemos mantenido en contacto.

Durante la Semana Santa de este año recibimos una llamada telefónica de unas Personas Xavante que estaban en Goiania por la enfermedad de un miembro de su familia. Nos preguntaron si podían unirse a nosotros para la celebración de la Eucaristía el domingo de Pascua. Uno de ellos leyó la primera lectura que eran las palabras de Pedro en la casa de Cornelio, ¡una hermosa coincidencia! Algunas de estas personas han decidido bautizarse, a través de la actividad misionera de los Salesianos en Mato Grosso. A veces nos piden que visitemos a sus familiares enfermos en el hospital. Recientemente, un joven Xavante que venía de Aldeia con su abuelo enfermo me pidió que fuera al hospital a rezar con él. Cuando llegué a la cama, pensé que la comunicación sería imposible; era un Xavante, 102 años. Entonces el nieto le dijo que yo era padre. Su rostro se iluminó y estiró los brazos como un niño de dos años y me abrazó. Algunas preguntas teológicas habían estado rondando mientras manejaba hacia el hospital, pero cuando me abrazó como amigo, me di cuenta de que el evento era más grande que cualquier informe. Entonces supongo que se puede decir que parte de nuestra presencia con los pueblos indígenas es una respuesta a una invitación más que una ejecución de un plan prefabricado.

Gracias a Comunicaciones oblatas, el sitio web oficial de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada por compartir esta historia.

volver a la cima