Logotipo JPIC de OMI

Justicia, paz e integridad de la creación.

Misioneros Oblatos de María Inmaculada  Provincia de Estados Unidos

Logotipo de OMI
Sobre Nosotros: Relatos: Trabajar con Pueblos Indígenas
Traduzca esta pagina:

Sobre los Pueblos Indígenas en Filipinas

Federico Labaglay, OMI
Consejero general para Asia-Oceanía

“Especies en peligro de extinción” puede ser una descripción trágica pero quizás adecuada de tantos “pueblos indígenas” en el mundo de hoy. Estar en peligro y luchar por la supervivencia marcan su situación. Tal es el caso, por ejemplo, de las muchas comunidades culturales en Filipinas, particularmente en Mindanao (donde muchos de los oblatos que pertenecen a la provincia filipina están trabajando actualmente). Irónicamente, estos pueblos indígenas están indefensos y se enfrentan gravemente a la extinción en su propio entorno familiar. Entre los muchos problemas críticos que enfrentan actualmente se encuentran los siguientes: ser desposeídos de su dominio ancestral y, por lo tanto, ser relegados a la pobreza extrema, ser victimizados y deshumanizados por grupos dominantes (plagados de nuevas formas de colonización o neocolonialismo), estar alejados del fuente de su propia cultura (desintegración cultural) debido al progreso y el desarrollo que no solo causan estragos en su entorno, sino que tampoco respetan su forma de vida indígena, etc.

De hecho, los Pueblos Indígenas o los PI pueden considerarse como los más pobres entre los pobres. Esta es una de las razones por las cuales los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, inspirados e impulsados ​​por el carisma de San Eugenio de Mazenod, han elegido deliberadamente viajar y ministrar con ellos. Ministry to the Indigenous People o Lumad (este es el nombre genérico dado a todos los IP en Mindanao) es ahora una de las participaciones apostólicas clave de las OMI en Filipinas. En diferentes momentos y circunstancias, los Oblatos en Filipinas han viajado con las diferentes tribus indígenas en Mindanao, con los Dulangan Manobos en Sultan Kudarat, los Tedurays de Maguindanao, los Arumanen Manobos de la provincia de Cotabato, los Badjaos y los Mapun de Sulu y Tawi-tawi , solo por citar algunos ejemplos. Al acercarse, muchos Oblatos han experimentado los dolores de estos desposeídos. En un esfuerzo por acompañarlos en su viaje, muchos Oblatos han experimentado arriesgar sus vidas y extremidades. Y en la lucha por ser solidarios con los más pobres entre los pobres, muchos Oblatos también han probado vicariamente los dolores de la marginación.

Los estudios misioneros actuales han acuñado ciertas terminologías para que los misioneros puedan ministrar efectivamente a estos pueblos. Palabras como liminalidad, convivencia (presencia misionera como estar con o vivir con los pobres en lugar de hacer por ellos), misión al revés (aprender de los pobres en lugar de enseñar o hacer algo por ellos), entre otros, ahora se están convirtiendo en parte del lenguaje misionero. Hay otros conceptos de misiones que vale la pena explorar. No se trata de hacer al misionero por encima de los demás en un medio ministerial. Esto más bien tiene el propósito de hacer que el ministro descubra una praxis más sólida en el ministerio con los pueblos marginados, de modo que la presencia misionera y el viaje con ellos sea realmente liberador y vivificante en lugar de dominante y mortífero (se puede recordar, por ejemplo, que hubo casos en el pasado en los que los misioneros se habían convertido en instrumentos involuntarios de los designios y la dominación colonial).

En la actualidad, existe un llamado y un desafío para un ministerio que rompe fronteras con los PI en los márgenes (ya que de hecho muchos IP están ahora situados de forma precaria en los márgenes). Paradójicamente, a pesar de su pobreza, hay muchos regalos valiosos que los PI pueden ofrecer, especialmente a aquellos que se atreven a acercarse a ellos. Como Francis ZABALA escribió en su disertación doctoral:

Incluso podría ocurrir que, si se les prestara atención, fueran los mismos marginados quienes liberarían al mundo de sus tendencias dominantes. Pero lo más importante quizás es que es Dios quien está tomando la iniciativa al llamar al misionero a llegar al margen. Por lo tanto, un encuentro con los más marginados bien puede facilitar también un encuentro con Dios. Y el viaje con los más abandonados en su lucha por alejarse del precipicio bien podría ser un viaje también con Dios. Porque Dios está con la gente Dios camina y viaja con la gente en los márgenes. El misionero luego es llamado a viajar a los márgenes para unirse a Dios y al pueblo mientras luchan por alejarse de caer en el vacío.

Gracias a Comunicaciones oblatas, el sitio web oficial de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada por compartir esta historia.

volver a la cima