Logotipo JPIC de OMI

Justicia, paz e integridad de la creación.

Misioneros Oblatos de María Inmaculada Provincia de Estados Unidos

Logotipo de OMI
Noticias
Traduzca esta pagina:

Noticias recientes

Noticias RSS

Archivo de Noticias


Último video y audio

Más video y audio>

Los representantes de la iglesia se comprometen a defender las áreas de América Latina con minas

11th diciembre, 2014

Gracias a Catholic New Service por este artículo, escrito por Lise Alves

mina a cielo abiertoSAO PAULO (CNS) - Líderes cristianos de 14 países latinoamericanos se reunieron en Brasilia a principios de diciembre para analizar formas de reducir el impacto de las actividades mineras en sus comunidades, especialmente la contaminación de ríos y lagos.

"No hay minería industrial a gran escala sin agua", dijo el obispo Guilherme Werlang de Ipameri, presidente de la comisión de justicia social y caridad de los obispos brasileños. Pero los obispos dicen que los materiales utilizados en la extracción de minerales contaminan las aguas subterráneas, los ríos y los lagos de las regiones mineras.

"Se ha demostrado que estos materiales tóxicos permanecerán en el suelo y en el agua durante muchos siglos", dijo el obispo Werlang.

Una conferencia de tres días denominada "Iglesia y minería: una opción en defensa de las comunidades y los territorios" fue la primera de este tipo en la región. La conferencia contó con el apoyo de la Conferencia Episcopal Brasileña y la participación del Consejo Latinoamericano de Iglesias, ya que los participantes de 90 trataron de definir estrategias y alianzas para reducir el impacto de las actividades mineras.

"Discutimos las amenazas, los desafíos y las inseguridades que las comunidades locales e indígenas en toda América Latina están experimentando en donde operan las compañías mineras", dijo Padre Oblato Seamus Finn del Ministerio de Justicia, Paz e Integridad de la Creación de los Oblatos, con sede en Washington.

Los organizadores dijeron que las actividades de las compañías mineras multinacionales en América Latina han aumentado sustancialmente en los últimos años, y hay pronósticos de una expansión aún mayor de las operaciones en el futuro.

"La expansión de la minería ha generado impactos irreversibles en los ecosistemas y las comunidades frágiles y vulnerables que rodean estas empresas", dijo Egon Heck, miembro del Consejo Misionero Indígena de los obispos, que asistió a la conferencia de tres días.

El padre Finn dijo que uno de los mayores problemas para estas comunidades es el impacto de las operaciones mineras en los suministros de agua y la calidad del agua.

César Padilla, coordinador del Observatorio de Conflictos Mineros en América Latina, un grupo de organizaciones 40 cuyo objetivo es defender a las comunidades afectadas por las operaciones mineras, estuvo de acuerdo.

"Ha habido varias experiencias en las que se ha dispersado el arsénico, que causa cáncer, así como metales pesados. Hay muchos que han sido contaminados por el mercurio, que causa problemas neurológicos, renales y cardíacos ", dijo.

Heck dijo que al compartir sus experiencias y trabajar en grupo, los asistentes a la conferencia esperaban poder encontrar mecanismos para minimizar el impacto de las minas.

"Hay consecuencias, a veces fatales, para el medio ambiente y la población en esas áreas", dijo Heck.

Los organizadores de la conferencia dijeron que las comunidades más pobres son las que sufren las mayores consecuencias de esta exploración y generalmente no pueden defender sus derechos.

"Las protestas contra estos proyectos son criminalizadas y muchas veces reprimidas violentamente", dijeron los organizadores en un comunicado de prensa.

Padilla dijo que se han reportado cientos de conflictos debido a operaciones mineras.

"Hemos registrado conflictos 211 en toda América Latina, y hay varios otros donde no tenemos acceso a la información. Necesitamos más información en países como Brasil, Venezuela y Paraguay, así como en otros lugares ", dijo.

En Brasil, el Observatorio de Conflictos Mineros identificó conflictos 20 en seis estados. Padilla dijo que solo la reducción de las operaciones mineras conduciría a una disminución en el número de conflictos y muertes relacionadas con la minería.

Dijo que la minería requiere una gran cantidad de tierra, agua y energía. En muchos casos, se construye una planta hidroeléctrica para servir a la compañía minera, y la comunidad pierde un río que se desvía para abastecer a la planta.

"Las comunidades se están dando cuenta de que la minería es una actividad dañina con consecuencias desastrosas para la población. Existe una creciente oposición en las comunidades: los que tienen minas ya no las quieren y las que no lo hacen están en contra de comenzar ", dijo.

Heck dijo que hay una necesidad urgente de volver a evaluar la exploración de minerales.

"La decisión (si explorar) no debe basarse únicamente en factores económicos", dijo.

El obispo Werlang dijo que las compañías mineras también deben rendir cuentas por la restauración del medio ambiente después de la extracción de materias primas del suelo; no deberían simplemente irse a otra región, abandonar la mina.

"Debe haber leyes que garanticen que después de que una mina ya no produzca (materia prima), el medioambiente debe recuperarse para garantizar el futuro del área", dijo.

En el documento final publicado después de la conferencia, las entidades se comprometieron a defender los cambios legislativos para restringir las actividades mineras y exigir la protección de las comunidades afectadas por la exploración.

volver a la cima