Logotipo JPIC de OMI

Justicia, paz e integridad de la creación.

Misioneros Oblatos de María Inmaculada Provincia de Estados Unidos

Logotipo de OMI
Noticias
Traduzca esta pagina:

Noticias recientes

Noticias RSS

Archivo de Noticias


Último video y audio

Más video y audio>

Los inversores basados ​​en la fe reciben la declaración del Vaticano sobre la reforma financiera

31 de octubre, 2011

El Centro Interreligioso de Responsabilidad Corporativa emitió una declaración en la que acogió con satisfacción la reciente propuesta del Vaticano y las recomendaciones para la reforma del sistema financiero mundial. La declaración dice:

El documento "Hacia la reforma de los sistemas financieros y monetarios internacionales en el contexto de la autoridad pública mundial", publicado por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, ofrece un análisis muy útil de la actual crisis financiera mundial y hace algunas propuestas y recomendaciones sensatas para reducir la probabilidad de fusiones de tal magnitud en el futuro.

Como inversores basados ​​en la fe institucional y miembros del Centro Interreligioso de Responsabilidad Corporativa que han estado involucrando activamente a instituciones financieras, incluidos grandes bancos, agencias de calificación crediticia, asesores de inversión y agencias reguladoras durante más de cuarenta años, recibimos con agrado el documento. Creemos que los principios y el marco que se presentan en el documento hacen una contribución muy positiva hacia el desarrollo de un sistema financiero más estable que sirva a la economía real y promueva el bien común. El documento identifica la existencia "de un sistema económico y financiero mundial libre y estable al servicio de la economía real" como un elemento esencial del fenómeno de globalización en curso y de las numerosas transacciones económicas individuales en las que millones de personas confían cada día.

Nuestra experiencia

Nuestra defensa de los accionistas con el sector financiero comenzó con el cuestionamiento de los préstamos bancarios a Sudáfrica y Chile y la necesidad de criterios de préstamo para incluir preocupaciones tales como los derechos humanos, prácticas laborales justas e impacto ambiental. A lo largo de los años, nuestro trabajo con estas instituciones se ha guiado por nuestra visión de un sistema financiero que proporciona acceso al crédito a grandes segmentos de la población, especialmente a las comunidades desatendidas, y lo hace dentro de un marco justo, justo y sostenible. En los últimos años, nos hemos centrado en los pasivos fuera de balance, el apalancamiento excesivo, el riesgo sistémico y la gestión del riesgo operacional en un modelo de negocio que incluye derivados, permutas de incumplimiento crediticio y obligaciones de deuda colateral.

Muchas de nuestras cartas, diálogos y resoluciones de accionistas tratan sobre políticas y prácticas para la extensión del crédito donde se necesita y la transparencia, estabilidad, seguridad y responsabilidad que el sistema financiero, que sirve como sistema circulatorio para la economía global, requiere. La ausencia de leyes, regulaciones y estándares que operaron en diferentes jurisdicciones fue uno de los ingredientes faltantes importantes que identificamos en nuestros compromisos. Esta falta de coordinación y armonización a menudo dio a estas instituciones multinacionales una clara ventaja. El llamado a una mayor cooperación y coordinación entre las jurisdicciones en todos los niveles, que el documento exige, no puede posponerse.

Lagunas en el Sistema Regulatorio

Históricamente, muchos de estos bancos también han podido aprovechar las numerosas lagunas que, a través de una regulación poco estricta, han podido persistir en el sistema financiero. Esto ha llevado a facilitar la fuga de capitales, cuentas ocultas en el extranjero y la comercialización de productos y servicios que dependen de paraísos fiscales y cuentas secretas. El impacto perjudicial de prácticas tales como el arbitraje regulatorio o el fenómeno del "fuga al fondo" también ha sido utilizado con éxito por las corporaciones en su provecho a la hora de cabildear con políticos y responsables políticos. Como requisito mínimo, el documento exige un "cuerpo compartido de reglas para administrar el mercado financiero global que ha crecido mucho más rápido que la economía real".

Creemos que el documento establece el tono correcto y propone los puntos de referencia correctos al delinear la responsabilidad de los gobiernos y los organismos internacionales para establecer el marco y las reglas para las transacciones y actividades que tienen lugar en un sistema financiero globalmente integrado. Estos puntos de referencia son particularmente importantes a medida que las huellas corporativas se expanden y las compañías se vuelven más difíciles de regular dentro de su jurisdicción legalmente domiciliada. Los puntos de referencia también son consistentes con la larga tradición de la Doctrina Social Católica sobre el papel del gobierno y con la delineación razonable de la autoridad que está consagrada en la mayoría de los documentos constitucionales de los estados naciones.

El llamado del documento para una autoridad financiera global es consistente con la visión de aquellos que establecieron las Instituciones de Bretton Woods y reconoce que los desafíos del siglo 21st piden una nueva iteración de la cooperación y coordinación que los diseñadores originales concibieron por primera vez. Esta visión también es consistente con la mayor interdependencia y conectividad que la globalización y la tecnología han facilitado y promovido. Si bien el establecimiento de una autoridad financiera global no es inminente, el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz le avisa al mundo que a medida que pasamos de la crisis financiera a la crisis financiera, ya sea que comiencen en México, Rusia, Tailandia, EE. UU. O Europa, es esencial reforzar las disposiciones existentes mediante tratados u otros compromisos.

Los problemas en el sistema financiero que aún deben abordarse incluyen, entre otros: la existencia y el propósito de los paraísos fiscales; centros de intercambio de información globales para transparencia en operaciones y transacciones, especialmente aquellas que están altamente apalancadas; coeficientes de suficiencia de capital y reservas para instituciones financieras significativamente importantes; las lagunas en los precios de transferencia y la divulgación de la titularidad real de las cuentas secretas y las relaciones con bancos corresponsales.

Factores éticos y culturales

"Hacia la reforma de los sistemas financieros y monetarios internacionales en el contexto de la autoridad pública global" hace un llamado para examinar cada faceta del problema, incluidos los factores éticos y culturales. Resalta la necesidad de un marco político, legal y regulatorio confiable, con base ética, recursos adecuados y, sobre todo, no comprometido por el fenómeno de la "puerta giratoria" entre los sectores público y privado. Esto, en nuestra opinión, coloca la integridad de los reguladores y empleados corporativos en numerosos conflictos de intereses. Responder a estos desafíos y reconstruir una cultura ética especialmente en el sector financiero requerirá algo más que nueva legislación.

La incapacidad de los organismos regionales y mundiales para ir más allá de sus propias responsabilidades políticas en la búsqueda de normas y regulaciones más transparentes, responsables y éticas ha quedado inmediatamente de manifiesto en la discusión actual sobre la crisis del euro, pero también es evidente en las recientes reuniones del G8 , el G20 o 22. Se necesita desesperadamente un nuevo despertar de la "imaginación con visión de futuro" sobre la que el Papa Pablo VI escribió, si la promoción del "bien común" y la visión del "bien público universal" debe ser incluida y adoptada por los políticos y líderes corporativos.

El sistema financiero es como el sistema circulatorio vascular en el cuerpo humano que se extiende a todas las extremidades y sectores y nutre actividades económicas que pueden promover y preservar el bien común. El documento nos recuerda correctamente cómo las fallas individuales como la codicia, el egoísmo y el orgullo contribuyen a la corrupción no solo de los individuos, sino a la corrosión de la confianza pública que está en la base de cualquier sistema financiero y se requiere para toda la actividad económica.

Como inversores basados ​​en la fe y socialmente responsables, queremos compañías que sean principiantes y rentables. Queremos que se concentren en la viabilidad a largo plazo de sus productos o servicios, comprometidos con las partes interesadas y comprometidos con el cumplimiento de su propósito social que incluya la protección del planeta que nos sustenta. Esto debería ser cierto para todas las empresas, pero es esencial para aquellos en el sector de servicios financieros que desempeñan un papel tan vital en las comunidades de todo el mundo.

Descargue un PDF de la declaración.

volver a la cima